Introducción a la contabilidad fiscal y contabilidad financiera

Introducción a la contabilidad fiscal y contabilidad financiera

Antes de hablar de la contabilidad fiscal y contabilidad financiera es preciso entender que el gobierno es un usuario de la contabilidad sustancialmente distinto de los demás. No le interesa la información contable por mera curiosidad, sino para calcular el impuesto sobre el beneficio que las empresas deben pagarle. Por lo tanto, es lógico que los distintos gobiernos de los países establezcan sus propias normas respecto a cómo se calcula el beneficio. Y es lógico también que en todas aquellas transacciones que la contabilización presente dudas o es opinable, el gobierno tenga una norma más definida, o incluso menos observadora de lo que pueda ser la norma generalmente aceptada.

Puede darse el caso de que haya una diferencia entre la contabilidad puramente financiera, es decir, aquella cuyo objetivo fundamental es la de proporcionar información para la toma de decisiones empresariales, y la contabilidad fiscal, cuyo objetivo es el calcular la deuda fiscal que tiene la empresa con el estado. La diferencia no es debida a ninguna ocultación ni prácticas deshonestas por parte de la empresa, sino a diferencias de criterio entre distintos usuarios de la contabilidad perfectamente explicables por el distinto punto de vista que adoptan.

Diferencias entre contabilidad fiscal y contabilidad financiera

  1. Una de las diferencias se puede ver desde el punto de vista del impacto de estas sobre las empresas. Mientras que la contabilidad financiera busca rastrear aquellas transacciones comerciales que se tienen en la empresa la contabilidad fiscal permite a las empresas pequeñas hacer un seguimiento más cercano de la situación de caja.
  2. Otra de las diferencias se basa en el propósito. Mientras que la contabilidad financiera recoge información financiera relacionada a la empresa/clientes buscando ayudarlos en la toma de decisiones, por su parte, el objetivo de la contabilidad fiscal, es financiar el gasto público, para lo que usa ciertas medidas tributarias que persiguen mejorar la toma de decisiones económicas.
  3. En último lugar, podemos evaluar la diferencia entre contabilidad fiscal y contabilidad financiera según su proceso de trabajo. Ya que la contabilidad financiera se basa en principios contables que dependen de los requisitos regulatorios e informes de la empresa. En contraste, la contabilidad fiscal puede ser llevada a cabo por una empresa por sí sola o con la ayuda de un contador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.