Objetivo de la dirección financiera

Objetivo de la dirección financiera

Con la finalidad de centrar, dentro de la estructura general de la empresa, la dirección financiera, con la intención de precisar la finalidad de esta área y conocer el objetivo de la dirección financiera parece necesario definir previamente la función financiera. Es norma general admitida clasificar la gestión empresarial en productiva, comercial y financiera.

La gestión empresarial productiva tiene un sentido técnico y económico por medio del cual se aportan los elementos precisos para la generación de unos ingresos y costes adecuados a la obtención de un determinado beneficio. La función de producción, sus condicionamientos, aparecen en las economías de mercado como factor más importante en una primera etapa de desarrollo. La producción (todavía no sofisticada) y la obtención de unos niveles determinados de fabricación, absorben la mayor parte de las energías empresariales.

Una segunda etapa, que se caracteriza por la necesidad de atender el mercado, nos introduce en la fase que hemos denominado comercial. Su evolución interna conlleva el desarrollo de las técnicas de marketing, diseño, etcétera.

Por último, la evolución nos introduce en la gestión financiera que centra sus esfuerzos en el estudio y elección de los diferentes medios de financiación de acuerdo con su problemática interna y las diferentes opciones que presenta el mercado de capitales. Caracteriza a esta fase la existencia de posibilidades amplias y sofisticadas. Por otra parte, ello no implica que en las fases anteriores no exista una gestión financiera; lo que ocurre es que esta es más simple y las diferentes opciones más limitadas.

Las tres funciones descritas subsisten en la empresa, pero en las sociedades desarrolladas las implicaciones de la gestión financiera son muy amplias y las equivocaciones en este terreno tienen efectos prolongados y de difícil recuperación.

Objetivo

Ya que se ha dejado claro la gestión, es preciso dar a conocer que el objetivo de la dirección financiera es ejecutar y desarrollar la función financiera y que ésta, a su vez, tiene por finalidad aportar a la empresa los diferentes medios financieros necesarios para el normal desarrollo de su función económica, en condiciones de coste favorables y de forma tal que su combinación ordenada suponga una estructura patrimonial sólida y la generación creciente de beneficios.

En resumen podemos decir que el objetivo de la dirección financiera es aportar los capitales necesarios para lograr una expansión de la empresa.

La función financiera es objeto de gestión, y esta se desarrolla generalmente por el Departamento Financiero. Decimos generalmente, porque existen pequeñas empresas y negocios en los que la gestión es personalizada y no departamental. En estos casos, suele ser el Director General el que desempeñe totalidad (o casi) de las funciones, y entre ellas la financiera.

Por el contrario, en otros casos, la dirección financiera tiene un contenido muy amplio y abarca entre sus competencias la gestión monetaria a corto plazo. En estos casos, la Tesorería y su gestión depende del Departamento Financiero, mientras que en otras ocasiones, la Tesorería depende directamente del Departamento Administrativo o es autónoma.

Bien sea porque el estudio de la estructura financiera se realiza con una orientación interna, o por el contrario externa, la gestión se plasmará en una serie de documentos contables que básicamente son el Balance y la Cuenta de Resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.