Objetivos y aproximación a la valoración de empresas

Objetivos y aproximación a la valoración de empresas

Cuando hablamos de la valoración de empresas es preciso entender que a lo largo de la vida de una empresa son muchas las situaciones que requieren realizar una valoración de un determinado negocio. Las más habituales y evidentes son:

  • La compra de una empresa por motivos de crecimiento.
  • Venta de una empresa. Entera o en partes.
  • La fusión de negocios o empresas.

También hay otras muchas ocasiones en las que realizar una valoración cuantitativa es necesario:

  • Sucesión por herencia a uno o más sucesores.
  • Entrada o salida de socios en una empresa.
  • Cálculo de las primas a pagar en caso de incremento de capital.
  • Reestructuraciones, liquidaciones empresariales.
  • Prueba de solvencia ante entidades crediticias.
  • Divorcio, donaciones.
  • Valoración por daños, expropiación, valoración fiscal.

Conocer los fundamentos de los diferentes métodos de valoración de empresas puede resultar muy útil ante cualquiera de las eventualidades mencionadas.

Definiciones de valoración de empresas

Valor de precio de mercado

El valor de una empresa debe entenderse desde la perspectiva de la capacidad de generación de beneficios. Dependiendo de las circunstancias subjetivas del propietario o de la situación de la empresa, el valor puede variar sustancialmente.

En contraposición, el precio de una empresa normalmente dependerá de las condiciones de mercado, oferta/demanda, y de las negociaciones entre comprador y vendedor. Al realizar una valoración, puede ocurrir que el resultado varíe sustancialmente de la percepción del propietario.

También puede ocurrir que el precio de mercado sea considerablemente menor que el valor asignado (recesión, exceso de ofertas). No obstante, la valoración nos proporciona una guía indispensable para llevar a cabo cualquier negociación sobre el precio.

Valor neto contable (Net Asset Value)

Cuando hablamos de valor neto, nos referimos al valor de los recursos disponibles para la empresa: activos fijos, activos circulantes y deudas.

Como puede verse, la contabilidad nos ofrece una rápida referencia de dicho valor.

Valor Neto Contable = Activos fijos + Activos circulantes – Recursos ajenos

No obstante, en sí mismo proporciona poca información puesto que parte de valores contables históricos y además supone una valoración muy estática de los recursos. En la práctica, por la facilidad de su obtención será muy utilizado, al menos como valor de referencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.