El capital intelectual: ¿En qué consiste?

El capital intelectual: ¿En qué consiste?

En las últimas décadas, enfatizar en los recursos de conocimientos y las competencias organizativas de las empresas ha contribuido en la creación de un amplio conocimiento del papel estratégico de los recursos intangibles para el éxito de una empresa, recursos que pasan por los activos intangibles y en especial por el capital intelectual.

¿Qué es el capital intelectual?

Antes de definir lo que es el capital intelectual, es preciso aclarar los siguientes conceptos:

  • Recurso: Se considera recurso a todo factor ya sea tangible o intangible que la empresa puede emplear en los procesos de la cadena de valor.
  • Activo: Así se entiende al recurso de una empresa que es estratégicamente relevante en la adquisición o producción de beneficios económicos para el sistema organizativo.
  • Capital: Este por su parte indica una reserva de activos que son atribuibles a una organización y que a su vez contribuyen de manera significativa a sostener o mejor su posición competitiva.

El concepto de capital intelectual ha surgido como elemento clave en la interpretación de los recursos intangibles de la empresa. Su comprensión responde a las necesidades de los directivos de disponer de una noción interpretativa y operativa de los recursos intangibles para la determinación del valor de la misma.

El capital intelectual de una empresa puede definirse como el conocimiento existente dentro de la organización que aporta valor a la misma o que puede llegar a hacerlo en un futuro. El capital intelectual está conformado por personas y sistemas e integra y combina todas las diversas formas de capital humano, social y estructural de las partes interesadas. Este capital intelectual se puede dividir en tres bloques:

el capital intelectual se divide en tres

1- Capital humano

Se define como capital humano a todas las capacidades, las competencias, los conocimientos, las aptitudes, las habilidades y las experiencias que los empleados, los gerentes y cada persona que conforma la empresa posee y que son relevantes para las tareas de la organización, así como la capacidad de crear un depósito de conocimiento, experiencia y habilidades a través del aprendizaje individual

En síntesis el capital humano de una empresa es el conocimiento y las habilidades de sus profesionales destinados a producir servicios.

2- Capital organizacional

Cuando hablamos de capital organizacional o también conocido como capital estructural, hacemos referencia a todos los mecanismos y estructuras que pueden ayudar a los empleados a mejorar sus recursos cognitivos para mejorar así el rendimiento de la empresa.

En otras palabras, son todos los sistemas, procesos y/o procedimientos que tiene la organización y que son propios de la empresa.

3- Capital social

El capital social, o también conocido como capital relacional, es la combinación de las instituciones locales y relaciones de confianza entre los agentes económicos que evolucionan a partir de culturas locales. Esta red de compromiso cívico (que se incrementa con el tiempo), contribuye a mejorar el rendimiento económico de la empresa.

Todos estos activos, todo este capital (tanto humano, como organizacional y social) aporta un valor a la empresa y puede llegar a crear más por lo que es necesario gestionarlo de una manera eficiente para conseguir resultados positivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.