El reto de la tecnología sostenible

El reto de la tecnología sostenible

Muchos son los estudios que observan una clara implicación de la sostenibilidad en el desarrollo tecnológico actual. Desde un punto de vista económico, el enfoque de las diferentes tecnologías debe seguir los preceptos de participación en la denominada economía inteligente, más concretamente en el desarrollo de servicios inteligentes, de tal forma que pueda ser sostenible y así ayudar a mantener la tecnología a lo largo del tiempo.

A todo lo anterior y, dentro de la importancia de la sostenibilidad en el desarrollo tecnológico, hay que añadir, como base de la argumentación, la incorporación de la economía circular, basando en ella, de manera general, el desarrollo tecnológico. Donde se pude observar, de manera clara, la importación de la economía circular es, actualmente, en la gestión de residuos. De manera concreta, el desarrollo de los principios de con arreglo a la implementación de los mismos en los dispositivos son:

  • Idea tecnológica de producto
  • Extracción de material
  • Manufactura
  • Transporte
  • Consumo
  • Reciclaje

Es precisamente en las fases de consumo y reciclaje donde se observa una mayor implicación por parte del desarrollo de los diferentes dispositivos tecnológicos. Precisamente en esas fases es donde debe hacer hincapié el desarrollador o la organización de cara a obtener un producto o servicio sostenible puesto que estratégicamente el ciclo de los materiales está estrechamente relacionado con el concepto de industrialización y, operativamente, el objetivo es la reducción de los impactos ambientales negativos así como el estímulo de nuevas oportunidades de negocio dentro de la propia industrialización ya que, previamente, el flujo lineal de la economía tradicional ha dominado el desarrollo general causando graves daños ambientales.

La integración de la economía circular y su implicación en los procesos tecnológicos y, por ende, el hacer los mismos sostenibles de acuerdo a la smart economy, hace necesario que se observe como un proceso en constante evolución, ya sea de manera estratégica o bien de manera operativa trabajando sobre verticales concretas de producto o servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.